Menu

Rugby olímpico - evolución (fotos y video de 1924)

En 1894 el educador francés Pierre de Coubertín, un joven intrépido, decidido y apasionado del rugby,  propuso en la primera sesión completa del Comité Olímpico Internacional, dar el puntapié inicial para la realización en  Atenas de los Juegos Olímpicos Modernos, dos años después (1896).
 
En esos primeros juegos olímpicos no se incluyeron deportes de conjunto y el rugby tuvo que esperar a 1900, cuando llegaron a París, y Coubertín, máximo responsable ya del Comité Internacional, no dudó en impulsar la inclusión del rugby en el programa olímpico.  El rugby estuvo luego presente en las ediciones de 1908, 1920 y 1924.
 
"Lo que es admirable en el rugby, es la mezcla perpetua de individualismo y disciplina, la necesidad de cada hombre de pensar, anticipar y tomar una decisión y al mismo tiempo, subordinarse a los pensamientos y decisiones  del capitán o del árbitro. El rugby es realmente el reflejo de la vida, una lección de la experimentación en el mundo real, una herramienta educativa de primer orden "-. Barón Pierre de Coubertin


El retiro de Pierre de Coubertin como presidente del COI en 1925 y la llegada del belga Henri de Baillet-Latour le restó posibilidades al rugby de estar en los Juegos.  La poca cantidad de equipos y las dificultades para organizar el torneo (por el descanso necesario) en la duración de los juegos, fueron los motivos que se esgrimían para la marginación. En 1936 se realizó un pre-olímpico tres meses antes de los juegos que, por no estar registrado en los calendarios oficiales, no llega a ser considerado como una cita olímpica.
 
Con varios intentos previos fallidos, recién el 13 de agosto de 2009 en Lausana, el COI sugirió la inclusión del rugby seven en el programa para los Juegos de Río de Janeiro 2016 que luego sería ratificado oficialmente en el Congreso de Copenhague.



Antecedentes del rugby olímpico
 
La participación de los equipos de rugby en los primeros juegos olímpicos fue bastante limitada (tres países en 1900 y 1924 y dos países en 1908 y 1920) y en muchos casos eran representados por clubes (Gran Bretaña y Alemania en 1900 y 1908). Pese a ello la concurrencia a los estadios era numerosa y llegaron a asistir 50.000 personas a la última cita olímpica de 1924 entre Francia y USA.
 
Francia fue campeón en la primera edición, luego Australia en su única participación de 1908, quedando las últimas dos medallas de oro en manos de EEUU, pese a que el rugby no era un deporte popular en aquel país.
 
Según los registros históricos, ambos equipos medallistas de los EEUU se formaron poco antes de la realización de los juegos focalizando los esfuerzos en la zona de California (única zona en aquella época con el rugby en forma regular) y reforzando los equipos con deportistas de otras disciplinas. Por ejemplo Robert L "Dink" Templeton, hacía salto en alto, Morris Kirksey ganó una medalla de plata en los 100 metros llanos y oro en relevos, Lefty" Rogers era el capitán del equipo de basket de  Stanford.
 
El equipo que llegó a Francia en 1924 para jugar con Rumania y el local, se formó solo 6 meses antes de la cita olímpica y llegaban a los juegos simplemente de partener del gran favorito Francia. La base del equipo era 10 jugadores de rugby del equipo de 1920, complementados principalmente con jugadores de futbol americano, que hasta ese entonces jamás habían tocado una pelota ovalada.



La final se jugó en el estadio Colombes ante 50.000 franceses que esperaban una fácil victoria del local. El equipo estadounidense era considerado por la prensa y el público, desde su llegada, como un grupo de peleadores callejeros. La fortaleza física, poderío atlético y un estilo de juego muy agresivo (más parecido al futbol americano), terminaron quebrando la técnica de los franceses que perdieron sorpresivamente la final 3 a 17 en una real hazaña del equipo americano. La reacción del público fue tremenda castigando a los aficionados americanos que estaban en las tribunas, invadiendo el campo de juego y obligando al equipo ganador a retirarse escoltado a los vestuarios.
 
Al fin del partido, el internacional francés Allan Muhr (nacido en los Estados Unidos) resume el partido con la frase que se hará célebre: " Es lo mejor que se puede hacer sin cuchillos ni revólveres¨. Algunos aducen que el escandaloso partido puede haber sido una causa adicional para que se demorara el regreso del rugby a los Juegos Olímpicos.
 
Por suerte para los amantes del rugby, todo esto YA ES HISTORIA.





Fuente: rugbyfootballhistory

 
volver arriba